Hace muy poco tuvimos la visita de Jose Manuel Poga, recientemente conocido por el papel de Gandía en La Casa de Papel, o películas como Taxi a Gibraltar o Grupo 7.

Aunque no lo parezca, El Poga, que ha hecho bastantes papeles de «malo» en cine, comenzó sus andadas en el mundo del clown, con la compañía de teatro «El Calvo Invita», con la que tuvo de compañero a Falín Galán, profe de la escuela.

Comentamos el lujazo que supone tener todos los medios que permite una gran producción para salir a jugar un personaje. Desde la esencia, desde la autenticidad, el clown jugar a serlo todo. Médico, policía, vagabundo, vigilante de seguridad, abogado…

También reflexionamos sobre lo que significa instalarse en el placer, que es ese estado de bienestar, de juego, de aceptación, en el que estamos dispuest@s a disfrutar. En el cine, tan sujeto a un tiempo de rodaje en el que el tiempo es oro, instalarse en el placer rápidamente (incluso en el placer de llorar, el placer de entrar en el placer de entrar nuestro lado más oscuro como Jack Nicholson se preparaba para la escena de El Resplandor .

Nos lo pasamos tan bien que se nos olvidó hacer la foto de familia. La única foto que hicimos es esta, del Poga jugando

Jose Manuel Poga en Botarate